Skip to content

La importancia de los procesos en hoteles

El negocio de los hoteles es uno de los más rentables en la industria pero también puede ser uno de los más complejos. Aunque en gran parte depende del tipo de establecimiento del que estamos hablando, qué servicios ofrece y cuál es su capacidad total de alojamiento, todos tienen algo en común: un proceso que pueda sostener la estructura de manera sencilla, integral y rentable para el negocio. La hotelería tiene un enorme y cambiante manejo de información tanto interna como externa, y es importante que cuenten con una automatización de la estructura que les permita seguir creciendo.

Muchos hoteles que vienen de enormes cadenas multinacionales ya tienen el suyo incorporado, pero algunos medianos y pequeños pueden pensar que esa organización puede ser prescindible y que es cuestión de ir descifrando paso a paso cómo funcionan mejor las cosas. Sin embargo, este es un error muy común que puede costar el éxito de un negocio. No contar con la seguridad informática necesaria para asegurar la protección de datos tanto internos como de los clientes, herramientas de organización y management y hasta liquidación de sueldos pueden comprometer la integridad de la empresa si no se les ofrece la suficiente atención.

Tomemos como ejemplo los datos de nuestros clientes: documentos, identificaciones, casillas de mail, números telefónicos y hasta información de pago que nuestro sistema guarda y que de repente puede verse vulnerada por no tener un sistema acorde tan sensibilidad de información. ¿Cómo quedaría nuestro hotel frente a una falta de protección semejante? ¿Qué consecuencias legales y económicas pueden llegar a tener lugar si un cliente se siente desprotegido?

Cuando de organizaciones se trata, no es suficiente con tomar los recaudos de privacidad que podemos tomar para nuestras computadoras personales en casa. Es necesario acudir a una consultora de sistemas que pueda evaluar nuestras necesidades y riesgos, y crear una solución a medida que nos permita trabajar con tranquilidad y seguridad en el día a día.

Aunque los que no estamos tan familiarizados con la tecnología creamos que lo que hay en el mercado no tiene que ver directamente con nuestra estructura, las soluciones informáticas para empresas son tan diversas como tamaños y estilos de ellas hay en el mundo. Más allá de la protección de información, este tipo de consultoras pueden ayudarnos con el mantenimiento de nuestros servidores para asegurar un servicio constante y sin interrupciones, aconsejarnos sobre telefonía IP y hasta encontrar las soluciones que necesitamos para hacer los procesos internos más eficientes.

Este tipo de inversiones pueden parecer invisibles en lo que respecta a cómo funciona un hotel, pero es una de las bases sobre las que se centra el servicio que estamos brindando. Para comunicarnos con proveedores y clientes, tener una web que transmita la confianza suficiente para que se haga una reservación antes de siquiera ver el lugar y hasta contar con la tranquilidad de tener un servicio técnico a disposición en caso de cualquier problema, asesorarse con expertos es clave en el funcionamiento de un hotel exitoso.

Tendencias gastronómicas: del lujo al consumo masivo

Hablar de novedad con un plato tan antiguo parece extraño, pero algunos gustos se toman su tiempo en ser adquiridos. Si bien el sushi tiene su origen en China en aproximadamente el año 718, no fue que desembarcó con fuerza en Argentina hacia mediados de los años noventa convirtiéndose rápidamente en una comida asociada a la exclusividad y el lujo, convirtiéndose en un símbolo de estatus social y cultural al que cada vez más personas querían pertenecer. Este plato sencillo en base a arroz condimentado con vinagre, enrollando diferentes vegetales y pescados en diferentes formas y combinaciones es uno de los favoritos de la gastronomía oriental a nivel global no sólo por su sabor, sino por la ceremonia que suele rodearlo a la hora de comer y las diversas variantes que se adaptan a casi todos los gustos.

Aunque para los primerizos en el tema el menú puede sonar un poco confuso con palabras como temaki, sashimi y nigiri, en realidad son preparaciones sencillas que van siendo nombradas en base a su forma y preparación. Aunque parezca compleja, es una comida simple: de hecho, la palabra sushi viene de la combinación de su (vinagre) y shi-meshi (arroz), que es la base de todas las piezas. En un principio, las opciones locales eran acotadas y sólo se podían conseguir en restaurantes acotados en Capital Federal. Lo que parecía como un plato destinado a pocos se fue convirtiendo con el tiempo, poco a poco, en un gusto cada vez más popular aunque pocos podrían haberlo predicho.

Sin embargo, lejos hoy quedó el ver el sushi como un objeto de deseo y se transformó en un gusto masivo que cada vez más personas incorporan a su dieta diaria. No sólo se trata de una comida sumamente saludable por los procesos de cocción y el tipo de ingredientes que lleva, sino que invita a la rapidez sin necesariamente caer en una hamburguesa gigante con papas fritas. De la mano con la tendencia global de cuidar hábitos y vivir un estilo de vida cada vez más saludable, el sushi calzó perfecto con una necesidad general que ningún otro plato había podido llenar.

Otro gran punto de inflexión en el consumo de esta comida en Argentina fue la abundancia de delivery sushi que comenzó a aparecer, la que permite recibir el producto listo para consumir en casa y sin necesidad de moverse.

 Aunque varios restaurantes ofrecen esta opción, pocos pueden prepararlo de forma tradicional y lograr encantar a sus clientes cada vez que reciben el pedido. Sin ir más lejos, una de las opciones más demandadas es el de Unagui Sushi Bar, un delivery de sushi en Caballito, Villa Urquiza y Villa Devoto que sorprendió por su propuesta: sólo entregas a domicilio y retiros en el local, sin enfocarse más que en la calidad del producto. Con un menú acotado pero excelente ofrecen desde las clásicas piezas hasta ceviche, ideal para compartir con amigos y resolver una cena con un llamado telefónico o simplemente, reemplazar un tupper aburrido en el almuerzo laboral con un plato delicioso.

Un nicho turístico que crece: el buscador de la belleza plena

Pasear y recorrer diferentes paisajes y opciones culturales es para muchas personas algo más que una actividad relacionada con el ocio o el entretenimiento, es también una forma de vida. A nivel mundial se trata de una industria inmensa, incluso más poderosa y de mayor crecimiento que lal petrolera o la automotriz, según números de la Organización Mundial del Turismo.

 

Un fenómeno tan amplio y diverso no puede entonces delimitarse en el simple paseo o en un viaje de negocios, debemos pensarlo como una actividad profundamente humana, y tener en mente sus motivaciones e intenciones.

 

Conocer lugares, apreciar paisajes y monumentos históricos suelen ser algunos de los intereses presentes en todos los viajes, independientemente del destino. Pero también y fundamentalmente viajar y encontrarse con diferentes costumbres, hábitos y culturas forman parte sin duda de una de las motivaciones más viscerales, sobre todo en los viajes turísticos.

 

Es en definitiva un encuentro con el otro, y en ese intercambio lo que buscamos es volver a preguntarnos por nosotros mismos, por nuestras propias costumbres, gustos y hábitos. Es sin duda para mucha gente la oportunidad de renovar e incorporar experiencias nuevas a la propia vida.

 

Este tipo de target es el que apunta una nueva propuesta turística pensanda en la atención más personalizada de cada viajante. Ofreciendo una alternativa que tiene a la belleza como centro del viaje.

 

Esto supone un plan integral, que incluye tanto una propuesta hacia el interior como hacia el exterior de la persona. El primer aspecto está relacionado con lo que apuntábamos en los párrafos previos, sobre la oportunidad de tomar contacto con otras experiencias y saberes. Así,los recorridos que permiten a los viajeros experimentar otras vivencias en forma directa son los más elegidos.

 

Por ejemplo, formar parte de ritos o ceremonias de otras culturas o sociedades o conversar con los protagonistas que practican algún ritual o mientras están haciendo una determinada artesanía. Ser parte de estos entornos en forma presencial es sin duda la mejor forma de aprender de ellos.

 

En segundo lugar, una tendencia que complementa este tipo de viajes, es la de la renovación estética física. En este caso, los sitios elegidos involucran a consultorios o centros de estética especializados, que brindan opciones y tratamientos de belleza y resultan el complemento ideal para el turista que hace de lo bello su gran motivación de viaje.

 

Viajar es siempre una oportunidad para hacer una pausa en las actividades y responsabilidades diarias, tomar distancia de la rutina y tener nuevas perspectivas para la toma de decisiones. Recorrer lugares y cambiar de ambiente ayuda a reducir el stress y la ansiedad y permite volver con nuevas perspectivas a la rutina.

 

Estar en un lugar diferente dispara sensaciones nuevas y deja atrás situaciones que quizá no fueron positivas. Es una oportunidad para hacer cosas diferentes e incluso animarse a realizar nuevas experiencias o actividades que no se habían contemplado con anterioridad.

Y así, de este tipo de emociones surgen nuevos pensamientos y actitudes frente a viejos problemas. En este sentido existen muchos tratamientos procedimientos que no requieren internación que son elegidos por este grupo de turistas, como procedimientos de plasma rico en plaquetas, botox, peeling y otro tipo de intervenciones que solo requieren un tiempo relativamente corto para ser aplicados.

 

En definitiva vale la pena detenerse a conocer y explorar más acerca de estos hombres y mujeres que tiene entre sus principales motivadores de un viaje el propio bienestar integral (físico y emocional) para ofrecer nuevas propuestas en su recorrido.

Tratamientos estéticos que el turista puede hacerse en Buenos Aires

Algunas personas que vienen a Buenos Aires con motivo de turismo aprovechan la ocasión para visitar un buen centro de estética y realizarse algunos de los tantos tratamientos faciales que existen en la actualidad. Esta opción es menos infrecuente de lo que podríamos pensar. La ciudad, de hecho, cuenta con establecimientos de primer nivel internacional, así como con profesionales altamente capacitados, de forma tal que no sorprende que muchos turistas decidan hacerse algún “retoque” mientras disfrutan de Buenos Aires.

 

Por otra parte, muchos de los tratamientos de estética y de belleza en el área del rostro no son invasivos, es decir, no requieren de cirugía, razón por la cual son ideales para el turista que no desea atravesar un incómodo período de recuperación.

 

El tratamiento con punta de diamante facial es, quizás, una de las alternativas más novedosas y elegidas por el público. En esencia, hablamos aquí del micropeeling (también conocido como microdermoabrasión), una técnica de exfoliación que elimina las células muertas en la superficie de la piel.

 

Este tratamiento es particularmente útil para suavizar las arrugas, o bien eliminar manchas y marcas producto del sol o del acné, así también como para sacarse de encima los puntos negros, y hasta reducir estrías, naturalmente, en otras zonas del cuerpo.

 

La gran mayoría de estos tratamientos estéticos no invasivos, basados en las distintas técnicas de exfoliación, logran muy buenos resultados, y en el proceso consiguen hidratar la piel de forma verdaderamente increíble.

 

En general, el turista acepta de buen grado someterse a estos tratamientos, siempre y cuando sean indoloros y no lo obliguen a transitar un proceso de recuperación luego de realizárselos. A lo sumo, son técnicas que dejan cierto enrojecimiento que desaparece por completo en muy pocas horas después de la sesión, motivo por el cual no deja evidencias considerables, algo ideal para los más discretos.

 

Existen, por cierto, muchos otros tratamientos, pero en la mayoría de los casos el turista busca realizarse pequeños tratamientos en la piel, casi siempre de exfoliación, es decir, para eliminar las células muertas y lucir mucho más joven.

 

Si bien es verdad que este tipo de tratamientos no son complejos, al menos desde el punto de vista médico, sus resultados abarcan una enorme variedad de ítems, como la regeneración celular de las áreas tratadas, así también como un incremento considerable en la producción de colágeno, con lo cual sus efectos se prolongan en el tiempo.

 

En resumen: Buenos Aires es una ciudad ideal para hacerse esos pequeños retoques de los que hablábamos anteriormente, y obtener resultados que se perciben de inmediato, sin tener que atravesar largos y a menudo enojosos períodos de recuperación. La ciudad, en definitiva, está en la vanguardia en medicina estética en Latinoamérica, y si a eso le sumamos el hecho de que el cambio monetario favorece claramente al turismo, no de extrañar que en el futuro veamos a más y más personas que llegan para realizarse algún tipo de tratamiento.

¿Cómo convertirse en instructor de buceo?

Realizar una experiencia en buceo puede ser de lo más alucinante para muchas personas, incluso para aquellas que no la han podido vivir y la tienen como un sueño pendiente. Estar rodeados por la inmensidad del mar y la vida que se desarrolla en su entorno es de lo más interesante y hay muchos videos que dan testimonio de ello.

Sin embargo, es muy diferente bucear que ser instructor de buceo. Por ello, antes de tomar la decisión de asistir a una escuela de buceo en Argentina hay diferentes cuestiones que deben ser tenidas en cuenta y analizadas.

En ente artículo te guiaremos por las particularidades que te llevarán a tomar la decisión correcta para convertirte en instructor de buceo.

Paso a paso

Es importante distinguir al buceo como una actividad deportiva o recreativa de una profesión que signará todo nuestro estilo de vida, ya que ser instructor de buceo no solo es realizar cursos para disfrutar de los paisajes marítimos de nuestras vacaciones, si no que nos marca también una carrera y la posibilidad palpable de viajar a diferentes lugares del mundo.

Lo primero a realizar es ir escalando los diferentes estamentos que nos permitirán ir desde el sumergimiento de bautismo a instructor sin sobresaltos, para ello se deben realizar los cursos básicos hasta los más expertos dando a cada etapa el tiempo suficiente para afianzar conocimientos y destrezas.

¿Dónde me inscribo?

Lo mejor a la hora de matricularte para un curso de buceo es que lo hagas en una institución de renombre que tenga una certificación adecuada y en lo posible reconocimiento internacional. Esto es esencial porque en este tipo de actividades los expertos y reconocidos no son tantos y se relacionan entre sí a lo largo del globo.

Tomate un tiempo considerado para investigar las opciones disponibles y para que puedas compararlas según sus beneficios y posibles desventajas, para no apresurar una decisión tan importante. Un consejo es que investigues sobre la Asociación PADI y su gestión de certificaciones alrededor del mundo con formaciones estandarizadas y titulaciones internacionales.

Compromiso y seguridad

El mundo del buceo de manera integral debe ser considerado con todas las recomendaciones que implica en relación con la seguridad y cuidado, ya que lo hermoso de esta disciplina implica también un fuerte compromiso con la seguridad porque lo que se expone es la integridad física de las personas y nada puede tener más valor que la vida misma.

Clases para todo el mundo

Para disfrutar de esta profesión es fundamental que se comprenda ampliamente que al ser instructor se debe tener una vocación especial por enseñar. Para ello una característica muy valorada es tener una efectiva dosis de paciencia con los estudiantes y una gran habilidad de comunicación.

Vas a desarrollarte como profesor, enseñarás una técnica y deberás tener el temple para lograr llegar de la manera correcta a cada una de las personas instruidas. Si bien puedes definir el espectro de tu público destinatario es importante que te formes en los ámbitos que te sirven para ser mejor como instructor cada día y adaptarte a los diferentes perfiles de tus estudiantes.

Los tratamientos estéticos también favorecen al turismo

El turismo en la Argentina es un sector que, a pesar de las dificultades económicas y un contexto desfavorable, sigue en pie, e incluso creciendo. A mediados del año pasado, la venta de pasajes dentro del territorio, incluyendo avión y micros, lograron un incremento del 20 por ciento.

El flujo de visitantes desde el exterior aumentó un 20 por ciento, en cambio los viajes al exterior disminuyeron un 35 por ciento. Es decir, que el país se volvió accesible -gracias a la disminución del precio del dólar- para los turistas extranjeros y a la vez más caro para los argentinos que desean salir del territorio.

La “ventaja” que supone la diferencia entre los valores de los billetes no solo favorece al turismo tradicional, es decir viajes, hoteles, excursiones; sino también otras actividades que no están íntimamente relacionadas, como por ejemplo, el rubro de la salud, el cuidado del cuerpo y la estética.

En efecto, este particular rubro ha registrado un enorme incremento gracias no sólo a la diferencia económicas, sino a otras razones que han posicionado a nuestro país como referente en la materia. Afortunadamente, el buen momento no solo es para beneficio de un profesional o un centro de estética en forma particular o aislada, sino que es todo el sistema de salud en sí, el que goza un prestigio y fama mundial.

En este sentido, si bien es importante el factor económico es apenas unas de las razones que suelen mencionar los pacientes. La altísima calidad de los servicios es seguramente la razón principal de esta elección.

Por un lado, los profesionales locales son reconocidos en el mundo por su formación y calidez humana. La Universidad de Buenos Aires y específicamente la carrera de medicina son sin duda, considerados autoridades en lo concerniente a la formación y los conocimientos académicos.

Asimismo, los diversos programas de atención, muchos ellos gratuitos o accesibles, otorgan a los médicos, enfermeras y personal de la salud un reconocimiento y respeto adicional.

En la misma línea se sabe que en la Argentina la actualización y las tecnologías son moneda corriente en el sector.

Desde equipos de diagnóstico que incorporan las últimas novedades que permiten entregar informes cada vez más rápidos; pasando por avances de prácticas estéticas menos invasivas, como el láser co2 fraccionado o infiltraciones de ácido hialurónico, hasta llegar a complejos tratamientos de internación o el acceso de remedios y drogas, todo forma parte de un área que se reconoce con los máximos estándares mundiales.

Por todo esto, no es extraño que existan empresas relacionadas con el turismo, de todos los tamaños, que aprovechen esta tendencia e interés de los turistas para ofrecer paquetes de viaje, que incluyan entre sus propuestas tratamientos estéticos, odontológicos y procedimientos de salud. Fundamentalmente aquellos que requieren poco tiempo de recuperación o postoperatorio.

De acuerdo a la Cámara Argentina de Turismo Médico, este interés abarca a todas las provincias argentinas, aunque la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es la más elegida, seguida por Córdoba y Rosario.

Asimismo, entre las intervenciones más solicitadas se encuentran los chequeos médicos generales, la fertilización asistida, los tratamientos con células madre, las cirugías estéticas e implantes dentales.

Por qué Buenos Aires es la reina gastronómica del sur

A los porteños nos gusta comer bien y disfrutar de la variedad de estilos gastronómicos que se encuentran disponibles en la ciudad. Pero, no nos quedamos solo con la amplia gama de cocinas locales y del mundo que tenemos cerca, sino que vamos por más y recibimos con los brazos abiertos a las nuevas tendencias.

En la actualidad, los vecinos eligen los mejores locales gastronómicos de la ciudad, como sucede cada primavera, en la recorrida que hacen cientos de personas para elegir la mejor pizzería o participar en el concurso para seleccionar el mejor helado artesanal lanzado por el mismo gobierno de la ciudad, que promueve el posicionamiento de Buenos Aires como destino gastronómico en América Latina a través del programa BA Capital Gastronómica. Asimismo, en los barrios más tradicionales se organizan ferias o se recorren los mejores cafés, y los locales más antiguos de la zona, que incluyen desde un restaurante español hasta un bar notable.

Barrios gastronómicos

Como en todas las ciudades importantes, en Buenos Aires hay barrios en los que se concentra una actividad gastronómica especial. Las gastronomía argentina mantiene los sabores criollos, pero también se ve muy influenciada por las especialidades del resto del mundo, especialmente de la cocina española y de la italiana. El aspecto curioso de los comensales hace que hoy en la ciudad existan una gran cantidad de zonas en donde la oferta sigue creciendo. En este artículo, mencionamos dos barrios que ya concentraban una gran cantidad de locales gastronómicos pero que siguieron expandiéndose.

Palermo: Este barrio es muy grande y tiene subdivisiones bautizadas de distintas formas por el público, los vecinos o el mercado inmobiliario. Hace quince años aproximadamente comenzó a crecer como un polo gastronómico muy particular, y que hoy llamamos Palermo Soho. A partir del crecimiento de la zona cuyo corazón son los alrededores de la Plaza Serrano, la onda expansiva de la nueva gastronomía llegó hasta Villa Crespo, Chacarita y Almagro.

San Telmo: Este barrio ya tenía un lugar destacado como destino turístico y gastronómico, pero ahora se incorpora la zona de la Av. Caseros al 400 que se ha convertido en toda una atracción para los vecinos, los habitantes de toda la ciudad y los turistas extranjeros.

Caballito: La zona del llamado Barrio Inglés se encuentra en Caballito, otro barrio de gran extensión. La Av. Pedro Goyena recorre esta zona y marca tendencia gastronómica como también lo hace la calle Valle. Por un lado se destacan las cervecerías y hamburgueserías pero también muchas casas de té ubicadas en hermosas casonas. No podemos dejar de mencionar el Patio de los Lecheros, otro proyecto gastronómico en este barrio que comenzó hace poco tiempo pero que ya es un éxito.

Los mercados

La gastronomía que caracteriza a la ciudad de Buenos Aires también incluye antiguos y nuevos mercados para comprar alimentos de primera calidad. Desde el Mercado El Progreso en Caballito hasta la Feria de Juramento en Belgrano o el Mercado de San Telmo, todos alojan puestos de verduras, carnes, bebidas alcohólicas, y pastelerías, entre otros; además de sus propios restaurantes o cafés.

Barrios como Colegiales, La Boca, Recoleta, Centro, Puerto Madero y San Nicolás siguen recibiendo una gran cantidad de comensales ansiosos por probar los platos que ofrece desde un restaurante de comida española o italiana, hasta las parrillas y los locales de comidas típicas latinoamericanas.