Skip to content

Los tratamientos estéticos también favorecen al turismo

El turismo en la Argentina es un sector que, a pesar de las dificultades económicas y un contexto desfavorable, sigue en pie, e incluso creciendo. A mediados del año pasado, la venta de pasajes dentro del territorio, incluyendo avión y micros, lograron un incremento del 20 por ciento.

El flujo de visitantes desde el exterior aumentó un 20 por ciento, en cambio los viajes al exterior disminuyeron un 35 por ciento. Es decir, que el país se volvió accesible -gracias a la disminución del precio del dólar- para los turistas extranjeros y a la vez más caro para los argentinos que desean salir del territorio.

La “ventaja” que supone la diferencia entre los valores de los billetes no solo favorece al turismo tradicional, es decir viajes, hoteles, excursiones; sino también otras actividades que no están íntimamente relacionadas, como por ejemplo, el rubro de la salud, el cuidado del cuerpo y la estética.

En efecto, este particular rubro ha registrado un enorme incremento gracias no sólo a la diferencia económicas, sino a otras razones que han posicionado a nuestro país como referente en la materia. Afortunadamente, el buen momento no solo es para beneficio de un profesional o un centro de estética en forma particular o aislada, sino que es todo el sistema de salud en sí, el que goza un prestigio y fama mundial.

En este sentido, si bien es importante el factor económico es apenas unas de las razones que suelen mencionar los pacientes. La altísima calidad de los servicios es seguramente la razón principal de esta elección.

Por un lado, los profesionales locales son reconocidos en el mundo por su formación y calidez humana. La Universidad de Buenos Aires y específicamente la carrera de medicina son sin duda, considerados autoridades en lo concerniente a la formación y los conocimientos académicos.

Asimismo, los diversos programas de atención, muchos ellos gratuitos o accesibles, otorgan a los médicos, enfermeras y personal de la salud un reconocimiento y respeto adicional.

En la misma línea se sabe que en la Argentina la actualización y las tecnologías son moneda corriente en el sector.

Desde equipos de diagnóstico que incorporan las últimas novedades que permiten entregar informes cada vez más rápidos; pasando por avances de prácticas estéticas menos invasivas, como el láser co2 fraccionado o infiltraciones de ácido hialurónico, hasta llegar a complejos tratamientos de internación o el acceso de remedios y drogas, todo forma parte de un área que se reconoce con los máximos estándares mundiales.

Por todo esto, no es extraño que existan empresas relacionadas con el turismo, de todos los tamaños, que aprovechen esta tendencia e interés de los turistas para ofrecer paquetes de viaje, que incluyan entre sus propuestas tratamientos estéticos, odontológicos y procedimientos de salud. Fundamentalmente aquellos que requieren poco tiempo de recuperación o postoperatorio.

De acuerdo a la Cámara Argentina de Turismo Médico, este interés abarca a todas las provincias argentinas, aunque la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es la más elegida, seguida por Córdoba y Rosario.

Asimismo, entre las intervenciones más solicitadas se encuentran los chequeos médicos generales, la fertilización asistida, los tratamientos con células madre, las cirugías estéticas e implantes dentales.

Por qué Buenos Aires es la reina gastronómica del sur

A los porteños nos gusta comer bien y disfrutar de la variedad de estilos gastronómicos que se encuentran disponibles en la ciudad. Pero, no nos quedamos solo con la amplia gama de cocinas locales y del mundo que tenemos cerca, sino que vamos por más y recibimos con los brazos abiertos a las nuevas tendencias.

En la actualidad, los vecinos eligen los mejores locales gastronómicos de la ciudad, como sucede cada primavera, en la recorrida que hacen cientos de personas para elegir la mejor pizzería o participar en el concurso para seleccionar el mejor helado artesanal lanzado por el mismo gobierno de la ciudad, que promueve el posicionamiento de Buenos Aires como destino gastronómico en América Latina a través del programa BA Capital Gastronómica. Asimismo, en los barrios más tradicionales se organizan ferias o se recorren los mejores cafés, y los locales más antiguos de la zona, que incluyen desde un restaurante español hasta un bar notable.

Barrios gastronómicos

Como en todas las ciudades importantes, en Buenos Aires hay barrios en los que se concentra una actividad gastronómica especial. Las gastronomía argentina mantiene los sabores criollos, pero también se ve muy influenciada por las especialidades del resto del mundo, especialmente de la cocina española y de la italiana. El aspecto curioso de los comensales hace que hoy en la ciudad existan una gran cantidad de zonas en donde la oferta sigue creciendo. En este artículo, mencionamos dos barrios que ya concentraban una gran cantidad de locales gastronómicos pero que siguieron expandiéndose.

Palermo: Este barrio es muy grande y tiene subdivisiones bautizadas de distintas formas por el público, los vecinos o el mercado inmobiliario. Hace quince años aproximadamente comenzó a crecer como un polo gastronómico muy particular, y que hoy llamamos Palermo Soho. A partir del crecimiento de la zona cuyo corazón son los alrededores de la Plaza Serrano, la onda expansiva de la nueva gastronomía llegó hasta Villa Crespo, Chacarita y Almagro.

San Telmo: Este barrio ya tenía un lugar destacado como destino turístico y gastronómico, pero ahora se incorpora la zona de la Av. Caseros al 400 que se ha convertido en toda una atracción para los vecinos, los habitantes de toda la ciudad y los turistas extranjeros.

Caballito: La zona del llamado Barrio Inglés se encuentra en Caballito, otro barrio de gran extensión. La Av. Pedro Goyena recorre esta zona y marca tendencia gastronómica como también lo hace la calle Valle. Por un lado se destacan las cervecerías y hamburgueserías pero también muchas casas de té ubicadas en hermosas casonas. No podemos dejar de mencionar el Patio de los Lecheros, otro proyecto gastronómico en este barrio que comenzó hace poco tiempo pero que ya es un éxito.

Los mercados

La gastronomía que caracteriza a la ciudad de Buenos Aires también incluye antiguos y nuevos mercados para comprar alimentos de primera calidad. Desde el Mercado El Progreso en Caballito hasta la Feria de Juramento en Belgrano o el Mercado de San Telmo, todos alojan puestos de verduras, carnes, bebidas alcohólicas, y pastelerías, entre otros; además de sus propios restaurantes o cafés.

Barrios como Colegiales, La Boca, Recoleta, Centro, Puerto Madero y San Nicolás siguen recibiendo una gran cantidad de comensales ansiosos por probar los platos que ofrece desde un restaurante de comida española o italiana, hasta las parrillas y los locales de comidas típicas latinoamericanas.