Skip to content

Porque es necesario confiar el traslado al aeropuerto en manos de profesionales

De acuerdo a estimaciones de la Secretaría de Transporte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), en promedio, cada día entran al Aeroparque Internacional Jorge Newbery aproximadamente unos 800 taxis diferentes.

Casi 8 de 10 personas eligen el auto que los lleva directamente en la calle, y apenas un 17 por ciento lo hace a través de una empresa de taxi establecida. Los traslados a Ezeiza desde Capital Federal son sin duda uno de los recorridos más comunes en la Ciudad. Y muchas veces, no están exentos de problemas o contratiempos relacionados con la seguridad, no sólo en lo vinculado a los delincuentes que aprovechan la ocasión, sino también a posibles inconvenientes que pueden ocasionarse debido a las demoras o accidentes de tránsito.

 

En este sentido, viajar sin contar con los requisitos y normas mínimas como seguros de auto, condiciones mecánicas pertinentes de los vehículos y otras reglamentaciones, no es por supuesto una decisió recomendable. Es sumamente aconsejable y necesario contar con el servicio de empresas especializadas y acostumbradas a esta tarea, como una forma de asegurar que estas cuestiones estén debidamente contempladas. Además existen otros puntos a favor.

 

Las razones son muchas, intentaremos exponer a algunas de ellas. En primer lugar porque en el caso de los viajes a Ezeiza no se trata de un recorrido convencional en la ciudad, sino un camino que requiere por parte del conductor, de algunas habilidades importantes, fruto del conocimiento y la experiencia en ese camino. Entre ellos, podemos mencionar, los cambios recientes en la señalización, los sentidos de calles y otros detalles similares; los problemas ocasionados por cortes de calles -que suelen concentrar en las mismas zonas y ser muy frecuentes- y el deterioro o arreglos programados en determinados sectores, que pueden interrumpir momentáneamente el tráfico.

 

 

Todos estas situaciones suelen ser conocidas y habituales para quienes viajan diariamente por la ciudad, pero no así para el visitante poco frecuente o para quienes no suelen trasladarse demasiado  dentro de la urbe.

 

Los horarios de mayor movilidad y afluencia de autos particulares o de transporte público es otro de los factores fundamentales, a la hora de calcular el tiempo que puede llevar llegar a un destino. Las demoras en los peajes y otras cuestiones similares son también ejemplos de puntos que no pueden ignorarse en este sentido.

 

En la misma línea, otra ventaja de optar por un servicio tercerizado, es no tener que procurar el estacionamiento del vehículo o preocuparse por el tiempo de detención en el aeropuerto. El beneficio de dejar o levantar directamente a los pasajeros, sin necesidad de esperarlos es otra de las razones que debe llevarnos a decirnos por un servicio de esta naturaleza.

 

Finalmente, debemos mencionar la importancia de la comodidad y el disfrute del viaje en sí, de forma que resulte agradable, sin mayores tensiones y permita llegar al destino tranquilos y relajados. Así como con la paciencia necesaria, para afrontar los tiempos y la espera que los chequeos y demás trámites reclaman.

Comments are closed.